This Page

has been moved to new address

Fetichismo y mal periodismo: El qué y el cómo.

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
la mosca cojonera: Fetichismo y mal periodismo: El qué y el cómo.

la mosca cojonera

Un blog con comentarios irrespetuosos sobre sexo, el polyamor, el rollo swinger/liberal, el bdsm, perversiones, rollo queer, etc... y con dosis de política cuando menos te lo esperas. ¿Y por qué la política? Pues debido a aquella cita... :"El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan." A. Toynbee, Historiador inglés ,1889-1975, .

martes, 28 de agosto de 2012

Fetichismo y mal periodismo: El qué y el cómo.


Yo mismo cuando lei el artículo Anatomía del fetichismo de El País (aquí en PDF) por encima me pareció que usaba un tono correcto, que era una sorpresa agradable encontrarse que esta vez no había drama, no como otras tantas veces. Pero, como esas otras veces, según hablamos los miembros de los gremios diversos...empezamos a encontrar los "cadáveres" que han ido quedando por el camino.

Es decir: El "qué", el artículo, lo que cuenta es correcto. Lo ve alguien de "fuera" y no le suena hiriente, no le parece que ridiculice a nadie. Todo bien. Pero lo malo ha sido el "cómo". No es una cuestión de estilo —de si el artículo gusta más o menos— sino de maneras, de haber roto acuerdos, de comentarios fuera de lugar... Que la ética profesional se dejó de lado.

Hago una recopilación de los comentarios que han ido dejando varias personas del gremio.
Hasta ayer a las 6pm se habían dejado estos comentarios en la entrada del blog sobre el tema.

Nido dijo...
Hola!

Soy Josep Lapidario, del Nido del Escorpión, y tengo alguna cosilla que comentar sobre el artículo, o mejor dicho, sobre el periodista que lo ha escrito.

Dávalos nos entrevistó a Françoise y a mí como co-dueños del Nido hace unos cuantos meses. Le explicamos bastantes cosas, algunas de ellas privadas, en una charla de varias horas de duración. La única condición que le pusimos para que nos mencionase es que nos enviara antes el texto que iba a salir publicado para que pudiéramos eliminar algún dato si lo considerábamos demasiado privado o corregir alguna inexactitud si la hubiera.

No es una condición descabellada: hasta ahora en otras entrevistas sobre el Nido, como la de El Mundo por los body sushi o una vez en el Penthouse, los periodistas la cumplieron a rajatabla... Nos enviaron el texto ANTES de mandarlo a imprimir, y pudimos así corregir alguna cosilla o pedir que por favor quitaran alguna otra.

Pues bien, el martes pasado recibimos un email diciendo que este domingo iba a salir publicado el artículo. Y claro, Françoise y yo entramos en pánico: no se trata sólo de que hayan cambiado muchas cosas en los últimos meses, sino que teníamos miedo de lo que pudiera salir de ahí.

Y la parte que se refiere al Nido y a nosotros, si bien está escrita con respeto, cae en algunos errores (como su descripción de los talleres de yoga para sumisos, que no son para "liberar dolores" sino para evitar que aparezcan), publica algún dato privado que no habíamos autorizado a que apareciera y escribe citas inexactas o fuera de contexto. "Lo llamamos BDSM-friendly porque nos lo tomamos todo con más sentido del humor". ¿? Qué tendrá que ver la velocidad con el tocino: le llamamos BDSM-friendly porque no es un local exclusivamente BDSM sino que celebramos ahí otras historias (Rocky Horror, club del libro,etc) que no son BDSM... Y así con todo.

Para nosotros este periodista ha traicionado la confianza que pusimos en él al negarse a cumplir la única puñetera condición que le pusimos para abrirle las puertas de nuestra casa.

Y no quería comentar nada de lo que ha escrito sobre otras personas, porque no me corresponde, pero no puedo evitar preguntarme: por Tutatis, ¿cómo se atreve a hablar así de Ponce?

En fin.

Un abrazo;

Josep Lapidario
(...)
José M. Ponce dijo...
Cuando lo conocimos no nos dió nada de confianza. Me dijo cosas como que iba a ser mi sombra para conocer todo el mundo del BDSM en Madrid. A donde yo fuese iría él. Nos negamos y JM. tuvo una charla con él que como se ve, no le gustó nada.

Akhesa
(...)
Lapidario dijo...
Pues tengo que discrepar en la última frase, a pesar de haber sido uno de los que se quejan del periodista...

Creo que a pesar de la impresentable fslta de respeto de Dávalos con Ponce y de la falta de ética y profesionalidad de habernos prometido algo a los del Nido para no cumplir, el tono general del artículo está muy bien, alejado del amarillismo que hubiera impregnado un reportaje así hace no tantos años.

Naturalizar (que no normalizar) el BDSM es uno de mis caballos de batalla desde hace años, y para conseguirlo hay que llegar a los medios. Es un proceso de ensayo y error, que depende mucho de si la persona de contacto es de confianza o no... Pero el camino, en líneas generales, creo que va hacia adelante.

Saludos cordiales;

Josep Lapidario
moscacojonera dijo...
Si os parece bien, haré un post con todos los comentarios para que tengan mas difusión.
(...)
Hogar virtual de Domina Azu dijo...
El artículo me huele un poco a la estela de la saga del verano de las sombras de Grey que está haciendo furor entre las chonis.

La descalificación a Ponce y la falta de respeto al Nido hablan de la calidad moral del periodista: lo descalifica a él y sólo a él. Suena a rabieta ;)

La visibilidad en BDSM no me supone una necesidad. Creo que al BDSM se llega siendo libre y atrevido, saltando por encima de los prejuicios morales que se nos inculca desde chicxs. Que cada uno haga su recorrido como lo quiera hacer.

El que se publique un artículo así sólo me habla de aquello de "la negación, la aceptación y la resignificación" de Schopenhauer. Por tanto me preocupa. Cuando se resignifica, acaba desapareciendo. Y eso no me gustaría demasiado, al menos en esta vida. ;)

Mosca: Gracias por el post. Tu PDF se lee fenomenal.
Josep Lapidario dijo...
De la calidad moral del periodista poco más se puede decir, aunque sí debo añadir que nos ha escrito al correo del Nido pidiendo disculpas. No creo que en lo de faltar a su palabra con nosotros haya habido mala fe, pero sí una falta preocupante de respeto y consideración a las fuentes, que son al fin y al cabo lo más importante para un periodista. Donde sí veo mala fe y una chiquillería sorprendente en un profesional es en lo de Ponce, pero en fin. En general el tono del artículo, como decía, me parece correcto y las inexactitudes, que las hay, están a años luz de las inexactitudes que hubiera habido en un artículo de este tipo escrito hace sólo cinco o seis años. Por eso digo que vamos hacia adelante, y mucho.

El debate de si el BDSM debe naturalizarse o no es largo y complicado, ya lo hemos hablado algunas veces. A mí la erótica de lo prohibido y misterioso no me dice gran cosa en sí misma, la verdad... Y entre el éxito de las 50 sombres y el "porno para mamás" y que el sadomasoquismo esté reservado a una élite adinerada y culta TIENE que haber un punto intermedio. Si se renuncia ya de entrada a ocupar la primera línea de esta batalla, aunque haya sobresaltos, algún tertuliano cualquiera cubrirá el hueco inventándose lo que haga falta... Y así estamos luego como estamos, con (por ejemplo) pseudo-Amos depredadores pescando entre sumisas novatas como peces en un barril. Mientras haya quien pueda utilizar malentendidos sobre el BDSM como argumento en un juicio por custodia o quien se arriesgue a perder su puesto de trabajo por tener actividad pública en el mundillo, valdrá la pena dedicar tiempo a este tipo de cosas.

Y sí se puede naturalizar algo sin desnaturalizarlo, valga el juego de palabras.

Saludos cordiales;

Josep Lapidario
(...) 

Dómina Libertad dijo...
Buenos días. A mí me pilló de vacaciones y no leí el correo de Carlos avisando de la publicación, así que me enteré de chiripa gracias a un amigo que me mandó sms durante mi viaje de regreso.
Yo también le había pedido leer el reportaje antes de que lo enviara, y desde el principio le dije que la gente del BDSM tememos a los periodistas porque por h o por b es difícil que acierten a dar una imagen real de nosotros. Antes de concederle la entrevista, leí varios reportajes suyos que me parecieron bien y acepté porque parecía querer dar una imagen natural y respetuosa de nuestro mundo. Sería febrero cuando se puso en contacto conmigo, así que yo ya pensaba que no había conseguido colocar su reportaje. Le ayudé porque yo también opino que necesitamos que nuestro mundo debería verse como algo más abierto y natural. Vino a varios eventos, le facilité nombres y sitios importantes de la Comunidad y sí, en cierta manera siento que ha traicionado mi confianza.
Bien es cierto, que sabía que cualquier cosa que le contara podía salir publicada, lo que no me esperaba es que tergiversara algunos acontecimientos, porque no es cierto que tuviera que dejar a esa pareja porque mi familia se enterara, ni tampoco que yo nunca hubiera fantaseado antes de mi separación, otra cosa es que no lo hubiera practicado.
También, aunque la esencia de lo que le conté está plasmada en el reportaje, entrecomilla frases como si fueran mías que son interpretaciones suyas.
Así, le habría pedido cambiar algunas cosas de haber tenido oportunidad.
En cuanto a como ha tratado a Ponce, me ha parecido demencial, yo misma vi que le abrió su casa, pasó allí no pocas horas y le trató como a un colega del periodismo, en mi opinión, la palabra "decadente" se la debería haber ahorrado, porque Ponce sigue siendo un motor de nuestra comunidad.
Sin embargo, en justicia y aunque personalmente no esté contenta, pienso que no da una mala imagen para quien lo lee "desde fuera", y salvo por haberse saltado nuestro deseo de revisar el reportaje, no hace daño tal y como lo ha publicado.
Mosca, no tengo problema en que publiques mi comentario, y si me das permiso haré referencia en mi blog a tu post.
Saludos.
CONSUL2 dijo...
(nota colgada también en Fet)

Hola. En primer lugar algunas puntualizaciones, tanto a Ponce como a mí, periodistas de profesión, no nos extrañan mucho los deslices y tonterías de colaboradores de prensa (vender un reportaje no te hace licenciado en ciencias de la comunicación) y lo damos como gajes del oficio. Ningún médico, arquitecto, pintor, policía, abogado, etc. ve bien reflejada su profesión en un reportaje: así son las cosas. Por otro lado, es habitual en la prensa que títulos, ladillos e incluso fragmentos de información sean montados por redactores jefes, etc. sobre todo si son reportajes comprados para los "colorines" (se llama así en prensa a los dominicales, y creo que la expresión es reveladora. Yo mismo he trabajado en un "colorín" y sé de lo que hablo). Cuando los reportajes son vendidos al peso suele ser imposible consultar antes, porque cada cosa sale o no depende del espacio, etc.
Vivimos en el mundo que vivimos. Y si se quiere que no nos malinterpreten lo mejor es no hablar o encomendarse previamente al Altísimo.
C2
Josep Lapidario dijo...
"Cuando los reportajes son vendidos al peso suele ser imposible consultar antes, porque cada cosa sale o no depende del espacio, etc."

¿Pero no es entonces poco ético (por decirlo suavemente) jurar y perjurar a tus entrevistados que les enviarás los párrafos que escribas sobre ellos ANTES de publicarlos... si ya desde el principio sabes que no lo vas a hacer?

Ya sé que en un artículo de un medio grande es seguro que aparecerán imprecisiones o información que se comentó presuntamente off the record... Pero lo que me fastidia es que algunos errores eran fácilmente solucionables si simplemente el periodista hubiera cumplido su palabra.

Saludos cordiales;

Josep Lapidario
CONSUL2 dijo...
Estimado Josep: lo más parecido a un colaborador de prensa es un cazador furtivo. Se promete lo que se tenga que prometer para conseguir declaraciones con nombre. No quisiera parecer demasiado cínico, pero los cirujanos siempre son optimistas antes de cada operación.

C2
Josep Lapidario dijo...
Pero ni todos los cazadores son cazadores furtivos ni todos los periodistas son miserables sin escrúpulos... Ahí es donde quiero ir a parar. Generalizar un abuso de confianza como la norma en periodismo lo veo peligrosísimo, y además no tiene por qué responderse con la realidad: como he puesto en mi primer comentario, en TODAS nuestras anteriores experiencias con prensa de "gran público" (el "colorín" de El Mundo o el Penthouse, por ejemplo) el periodista que nos entrevistó nos envió antes los párrafos en que aparecíamos. Así que tan difícil no es: de hecho esta es la primera vez que nos ocurre lo contrario.

Dicho de otro modo: es Dávalos el que ha faltado a su palabra, y que no se le ocurra escudarse en características propias del género periodístico ("esto es así") o en excusas ("todo el mundo lo hace")... Porque sencillamente no es cierto.

Por otro lado, que no se me malinterprete: es evidente que conceder una entrevista es un RACK como la copa de un pino, si se me permite la coña... Puede salir bien o puede salir mal, y se asume tanto el riesgo de ser malinterpretado como el de que se haga pública información privada. Vamos, al menos yo lo asumo. Pero eso no significa que si se falta a una palabra dada, me reserve el derecho a quejarme de ello... Y yo creo mucho en el karma. O, dicho de otro modo, arrieritos somos.

Saludos cordiales;

Josep Lapidario
CONSUL2 dijo...
Obviamente, generalizar es siempre una boutade. Aquí el problema está en ese colaborador y ya está.
CONSUL2 dijo...
Y en todo caso, siempre se puede escribir al Defensor del Lector de El País, etc.
Josep Lapidario dijo...
Lo pensé, pero eso sería darle demasiada difusión al asunto. He querido comentarlo aquí en el blog de la Mosca por ser una especie de casa común fetichista, pero no quiero tampoco poner un foco sobre el tema fuera de estos círculos.

Saludos cordiales;

Josep
(...)

Etiquetas: , , ,

0 comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Who links to me? Locations of visitors to this page