This Page

has been moved to new address

Mindfucks y cosas peores (I)

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
la mosca cojonera: Mindfucks y cosas peores (I)

la mosca cojonera

Un blog con comentarios irrespetuosos sobre sexo, el polyamor, el rollo swinger/liberal, el bdsm, perversiones, rollo queer, etc... y con dosis de política cuando menos te lo esperas. ¿Y por qué la política? Pues debido a aquella cita... :"El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan." A. Toynbee, Historiador inglés ,1889-1975, .

miércoles, 27 de agosto de 2008

Mindfucks y cosas peores (I)


Mindfuck se usa en BDSM, dice transwiki, para describir las situaciones en la que la persona sumisa puede ser engañada sobre la naturaleza de las actividades en que toma parte; por ejemplo, la persona sumisa puede llegar a admitir el ser marcada con fuego, y haber tenido los ojos vendados durante esa parte de la sesión, para descubrir que en realidad solo eran cubos de hielo lo que se había usado (a veces puede ser complicado distinguir frio intenso del calor), y que no ha habido ningún marcado a fuego.
"Mientras preparo la mesa para la sesión, le pregunto a ella de nuevo si esta segura que quiere hacerlo [marcarla al fuego en el trasero]. Ella asiente con la cabeza con miedo, mirándome a mi y la mesa. Hay un soplete en la mesa, junto al resto de los aparatos. Busco en la bolsa y saco un hierro de marcado con mi inicial. Lo coloco junto al soplete. Busco de nuevo y saco una venda para los ojos.

(...) Le vendo los ojos. Pongo las cosas en orden en la mesa para que todo esté a mano. Ella tiembla y la toco por última vez. Le digo que tome aire y exhale. Le digo que otra vez tome una buena bocanada de aire y mientras lo hace, aprieto el metal contra su piel. Ella grita en agonía. Separo el hierro de su trasero. Su grito se convierte en un lloro profundo. Apago el soplete y me acerco a ella, hablándole suavemente mientras la abrazo por los hombros. Cuando sus lloros se van calmando, le quito la venda y las ataduras. Le pregunto cómo se siente. Dice que le quema. Asiento con la cabeza y le pregunto si quiere ver el marcado. Dice que sí con un quejido. Cojo el espejo y se lo paso. Ella sujeta el espejo para poder ver donde la he marcado. No se cree lo que ve. Toca suavemente donde la he marcado. No hay nada, ni una sola señal.
Ella me dice que ha sentido el dolor desgarrador, oído el soplete, visto la llama. Me rio mientras le muestro la tubería metálica que había sacado del congelador poco antes. Hielo y llama pueden tener la misma intensidad cuando se está en la situación e ideas correctas.

Los "mindfuck" son una herramienta fantástica. Como sabemos, la mente es el mejor instrumento que tenemos en el BDSM. Con el arte del mindfuck, es fácil hacer creer lo que sea a una persona sumisa. Puedo convencer a mi compañer@ de juegos de que el palillo que tengo en mi mano es una afilada aguja con la que estoy a punto de atravesar su pezón. Puedo convencerla de que la tarjeta de crédito que le paso por su espalda es el afilado cuchillo que le enseñé minutos antes. Si creo correctamente la situación, puedo hacerle creer que la botella de agua que le echo por la espalda es orina o cualquier otra cosa.


Una escena bien planeada junto con un poco de ingenuidad puede crear una escena fantástica para una persona dominante y una sumisa. Lo único que necesitas es practicar tus dotes de interpretación. Si actúas bien, serás capaz de alterar la realidad lo suficiente para hacer creer a la persona sumisa de que un objeto es algo distinto de lo que es realmente.

Una de las grandes cosas del mindfuck es el hecho de que no necesitas cruces, floggers caros, una mazmorra alucinante o cualquier otro aparato para hacer una sesión completamente satisfactoria y memorable para vosotr@s dos. Tu único límite es tu imaginación".
Se puede leer completo en alt.com.


Aparte de lo que cuentan, he leido en alguna parte (¿Wiseman?), otros mindfuck posibles: aparentar que se está consumiendo una cantidad bestial de cocaína (soplando por la nariz en lugar de aspirar y con algun polvo blanco parecido) y que se nos ha ido la cabeza, o trocitos de papel, para hacer creer que estamos poniéndonos hasta arriba de tripis.

Uno más brutal es poner una cuerda en forma de horca, con una silla o taburete debajo en el lugar de la sesión. Se hace subirse a la persona sumisa al taburete, y se le pone la cuerda al cuello. Se hace la sesión con la persona con la manos sujetas y con el temor constante de que puede caerse y ahorcarse.
¿Dónde está el truco? En realidad, la cuerda la hemos cortado antes en la parte que va alrededor del cuello y hemos vuelto a unirlo con un hilo que ya hemos probado varias veces en nuestro cuello que se pueda romper MUY fácilmente.

Eso obviamente entra en el terreno de juegos límite... puedes aterrorizar a una persona y dejarle secuelas. Aparte de no respetar la seguridad y no haberlo probado todo antes y tener consecuencias fisicas no deseadas...

De ese terreno brutal es del que seguiré hablando otro día.

Etiquetas: , ,

4 comments:

At miércoles, agosto 27, 2008 9:26:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

esas cosas me gustan a mi :) pero mas suavitas, a algo tan fuerte no me atrevo aun. Parecidas son tipicas novatadas, engañar a alguien para que luego no le pase nada. A mi me gustan como prueba de la confianza que se tiene en alguien.
A ver si algun dia me decido a dejar de ser anonimo y colaboro mas que me encanta tu blog.

 
At miércoles, agosto 27, 2008 9:30:00 p. m., Blogger moscacojonera said...

gracias :)

y a ver si te animas, si

 
At sábado, agosto 30, 2008 11:10:00 p. m., Blogger Selket said...

Estoy flipando con estas ideas...
Me encanta tu blog

 
At domingo, agosto 31, 2008 10:11:00 a. m., Blogger moscacojonera said...

gracias! :)

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Who links to me? Locations of visitors to this page