This Page

has been moved to new address

Te quiero

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
la mosca cojonera: Te quiero

la mosca cojonera

Un blog con comentarios irrespetuosos sobre sexo, el polyamor, el rollo swinger/liberal, el bdsm, perversiones, rollo queer, etc... y con dosis de política cuando menos te lo esperas. ¿Y por qué la política? Pues debido a aquella cita... :"El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan." A. Toynbee, Historiador inglés ,1889-1975, .

miércoles, 6 de agosto de 2008

Te quiero

Old Fashioned Bleeding Heart... Un corazón sangrante tradicional o a la antigua...
Sí, es el nombre real de estas flores...
Dicentra spectabilis.
"A mí la política sin AMOR no me interesa. Amor no es amor romántico. Eso yo también, Javi, sé que es un cuento de hadas. Amor es currarse los afectos allí donde más duele.

Me gustaría que hubiera habido más tiempo y que hubieras podido conocer a Annie y Beth más de cerca: quizás hubieras podido casarte también con la tierra como lo hicimos nosotr*s. Yo lo que he sentido en tu texto es que nos tratabas de bobos: como si yo no supiera la crítica que Foucault y Butler pueden hacer a las estructuras normativas en torno a las que se construye la noción heterocentrada de amor. Pero no te olvides que Foucault tenía a Daniel y que Butler está casada con Wendy y tiene un hijo con ella."
Esta es parte de la respuesta de Beatriz Preciado a Javier Sáez en el movidón que se ha montado desde el taller feminista-porno-punk de Beatriz en Donosti. (Por cierto, que estuvo mariallopis también allí). Tras el curso, hubo carta de Javier Sáez (Hartza), que enlazo aquí debajo, y otras reacciones. Y a todo eso ha habido respuesta de Beatriz...
Postura, la de Beatriz, que comparto... siempre que se mezcle con el deseo, siempre con el deseo, que para mí es antisocial por naturaleza. El deseo, que nunca se satisface... dicen Deleuze y Guattari, que "nunca se satisface por cada persona se mueve entre dos polos, entre el deseo esquizoide, que es revolucionario pero antisocial, y el deseo paranoico, que es social pero con unos códigos y que exige su propia represión". (traducción mía o sea que me puedo haber colado en algo, cuidadito).
Y que comparto teniendo en cuenta también la visión política sobre la que se apoya todo eso.
Como se dice más arriba, teniendo cuidado del rollo heterocentrado del amor...

¿Y por qué tiene que ser antisocial?... Bueno, ¿te gusta cómo están las cosas? A mí no. Por eso.
(Ojo, no confundir antisocial con sociópata...)

Enlaces para saber más:

Etiquetas: , ,

5 comments:

At miércoles, agosto 06, 2008 4:10:00 p. m., Blogger Maeve said...

Me han hablado de este debate. Y lo he leido. La verdad es que me resulta super interesante. Últimamente he estado pensando mucho en el tema del amor. Creo que cada persona lo entiende a su manera. Me recuerda al antiguo debate de "¿cómo sé que tú ves lo mismo que yo cuando decimos que algo es amarillo?". Creo que por eso hay tanto debate alrededor de ello. Es un concepto paragüas, o un concepto vacío. Por eso caben todas las concepciones dentro y da igual, mientras la palabra usada sea amor.

Me molesta un poco la identificación entre la heterosexualidad y la heteronormatividad, heterorrealidad y sistema sexo/género, que hace Javier Sáez y que parece que también critica Beatriz Preciado. No creo que la gente hetero tenga que ser incondicional de todo lo anterior. Me acuerdo de mi amiga Cristina Santos diciendo que teníamos que tener en cuenta las aportaciones de l*s "straight queers" (queers hetero). Creo que existen, con igual de derecho que l*s gays y lesbianas queer.

Leyendolo todo en conjunto, me da la sensación de que todo el debate, que está muy bien, es una especie de narcisismo de la diferencia menor. Estoy de acuerdo con las que se defienden en que hay que ver las cosas positivas, no sólo las negativas, aunque resaltarlas también me parece que nos permite continuar.

Me he acordado de lo que me parecía tan tiránico de todo el activismo lgtbq -que se juzgaran las relaciones personales en función de cómo de subversivas fueran-. Eso es tremendamente agotador. Te deja sin espacio personal. Para mi una cosa básica es que las personas tenemos que vivir. Todo lo que queramos hacer más allá que sea bienvenido, pero cada persona subvierta según su voluntad y sus necesidades, no por obligación ni por miedo a la crítica. Al fin y al cabo, se trata de vivir mejor en un mundo que nos guste más. Y la crítica constante a los elementos más íntimos no creo que sea parte del mundo que queremos. Dentro de que está muy bien que seamos conscientes, que cuestionemos nuestras relaciones, que tratemos de avanzar hacia otros modelos. Pero estoy de acuerdo con lo que dice Virginie de que la supervivencia (y, añadiría yo, la vida buena) es lo fundamental.

De lo que dice Marcelo, me parece bien su planteamiento de la necesidad de una genealogía del amor. Aunque lo sorprendente es que ya se ha hecho en muchas ocasiones. Lo malo es que todo lo que se ha investigado y escrito acerca del amor parece que está encerrado en sus áreas de especialidad, desconocido para la mayoría, como pasa con el pensamiento feminista, anarquista, queer, postcolonialista... Todo se convierte en temas sólo para interesad*s o especializad*s. Me da mucha rabia. Ahora, si hay una voluntad de integrarlo dentro de lo queer, lgtb, anticapitalista, etc, me parece genial.

Para terminar, me parece genial lo que dice Virginie de que lo que se vio en el encuentro es la reconciliación de la puta con la ternura. Creo que nos hace mucha mucha falta, tanto a hombres como mujeres. Y que hasta que lo consigamos no tendremos relaciones sexo-afectivas saludables, las llamemos como las llamemos.

 
At miércoles, agosto 06, 2008 4:11:00 p. m., Blogger Maeve said...

Perdon por la parrafada!!

 
At miércoles, agosto 06, 2008 11:39:00 p. m., Blogger monsieur le six said...

He leído el texto en cuestión y, sin ánimo de ofender, las ideas de Javier Sáez me han parecido un tanto paranoicas. ¿A qué viene toda esa historia del "régimen heterosexual", como si fuera una especie de secta, o de que el amor "es una noción absolutamente heterosexual, y quizá vacía"? En serio, hay gente que se empeña en buscarle tres pies al gato y yo creo que el mundo es mucho más sencillo. En el amor cree quien le da la gana de creer porque lo ha sentido, y no va a creer quien nunca lo ha sentido. Así de fácil; y todo eso independientemente de su sexualidad).

Si el señor Sáez no quiere creer, pues a mí y a todo el mundo seguramente nos parecerá muy bien, pero que no venga a "liberarnos" de una presunta falsedad del concepto cuando resulta que eso llamado amor es algo que tantas personas sienten, tantas lo sintieron en el pasado... y tantas lo seguirán sintiendo en el futuro, por mucho que este señor insista. Y no, no es una cuestión de "heterosexualidad" ni nada de eso, así que no hace falta que intente liberarnos de la tiranía de ningún "régimen heterosexual".

 
At jueves, agosto 07, 2008 5:46:00 p. m., Blogger Maeve said...

Monsieur, creo que a lo que se refiere Javier Sáez cuando habla de creer en el amor no es creer en su existencia como cuando se habla de creer o no en dios. Más bien se refiere en creer en el amor como ideología: todo el ideal romántico de la pareja fusional, el amor como cimiento de las relaciones de pareja en el seno de la familia, el hombre salvador y la mujer cuidadora, el amor lo puede todo, etc. Que el amor exista es una cosa. Que nos tengamos que creer toda la ideología amorosa es otra bien distinta. Y si miramos el amor según los cuentos de hadas, es evidentemente heterosexual y creo que no al gusto de las personas que leemos este blog (lo que decía: mujer inutil preciosa, salvada por hombre, que se casan y comen perdices para siempre,m después de haber superado obstaculos). Otra cuestión es si el amor que se da en la vida real responde al modelo heterocéntrico, entendiendo la heterosexualidad como (uno de los) principios organizadores de la sociedad. ESA es la cuestión.

 
At viernes, agosto 08, 2008 6:40:00 p. m., Blogger monsieur le six said...

Pero maeve: Si lo que se está poniendo en duda es una manera de entender la sociedad, y se escoge una sociedad tradicionalmente heterosexual como la nuestra, pues claro que esos ideales son heterosexuales, ¿no te fastidia? Menuda perogrullada. Si es como dices, entonces lo que está diciendo el señor Sáez es: "no creo en el amor heterosexual (entendiendo 'amor' más bien como 'costumbres' o 'conceptos sociales') que predica la sociedad occidental tradicional". Hombre, pues claro. Para saber eso no necesitamos que nadie escriba un artículo que parece dar a entender otra cosa.

Si realmente es así, pues que diga que no le gustan las costumbres sociales occidentales tradicionalmente heterosexuales (actitud comprensible en alguien homosexual, pero que no tiene por qué ser compartida por otras personas) y ya está. Pero que deje en paz al amor.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Who links to me? Locations of visitors to this page