This Page

has been moved to new address

La verdad sobre los malos tratos en el BDSM (1)

Sorry for inconvenience...

Redirection provided by Blogger to WordPress Migration Service
la mosca cojonera: La verdad sobre los malos tratos en el BDSM (1)

la mosca cojonera

Un blog con comentarios irrespetuosos sobre sexo, el polyamor, el rollo swinger/liberal, el bdsm, perversiones, rollo queer, etc... y con dosis de política cuando menos te lo esperas. ¿Y por qué la política? Pues debido a aquella cita... :"El mayor castigo para quienes no se interesan por la política es que serán gobernados por personas que sí se interesan." A. Toynbee, Historiador inglés ,1889-1975, .

martes, 21 de febrero de 2012

La verdad sobre los malos tratos en el BDSM (1)


"Nunca lo llamé violación" :

La verdad sobre los malos tratos en BDSM.

Cuando Kitty Stryker entró en el ambiente BDSM, supuso que cualquier dominante con tendencias sociopáticas peligrosas sería rápidamente expuesto y se le haría el vacío. La realidad, comenta, es que la comunidad demasiado a menudo mira hacia otra parte respecto a dominantes que maltratan.


He sido parte del ambiente BDSM desde los 18 años. Me he leído todos los libros, escuchado todas las advertencias, pedí referencias de mis compañerxs de juego y tenía fe en que ser parte de una comunidad, aunque no asegurase 100%, si al menos valdría para dejar de lado a las personas que habían demostrado ser peligrosas.

Abusaron sexualmente de mí en una ocasión que rápidamente definí como violación, y hablé un poco del tema con la gente. Pero una de las cosas que se me dijo repetidamente, una y otra vez, fue "Ah, pero él no es parte de la Comunidad". [o "ambiente" o "gremio", como se quiera]

Tenía buenas referencias, era un dominante bien bastante bien conocido (aunque no era educador, ni nada similar, sólo conocido en el ambiente) y le conocí durante un par de meses y en tres sesiones para jugar antes de dejarle que me atase.

Y ahí es cuando todo se estropeó. Pero eso fue la vez que me violaron, me decía a mí misma, y no ha vuelto a repetirse. ¿O sí?

Comencé a pensar sobre esto y la verdad, me asusta. Cuando empiezo a pensar en la de ocasiones que he sido engatusada, presionada o forzada para hacer un sexo o práctica que no quería cuando entré en el ambiente BDSM, no soy capaz de contarlas.

He dicho la palabra de seguridad y se ha ignorado, y no lo hice porque hubiesen roto un acuerdo muy claro que teníamos. Temía por mi seguridad y —para qué preocuparse— si iban a violarme, iban a violarme.

Decir la palabra de seguridad y ser ignorada fue muchísimo más traumático. Demostró que las palabras de seguridad son sólo tan seguras como lo es el respeto de la otra persona por ellas, y por mí. Y que un depredador puede llevar una máscara muy convincente, hasta que no quiere llevarla más.

Y nunca lo conté antes, no públicamente, por una serie de razones. Me culpaba a mí misma por no haber negociado lo suficiente, o no haberlo hecho lo suficientemente claro, o por no mantenerme aferrada a lo que había dicho o porque no quería que me viesen como si estuviese montando un drama o un lío.

Además, el hecho es, esas cosas no me traumatizaron, y no las llamé abuso sexual o violación, porque me sentía bien después. No había trauma, no había necesidad de procesarlo, y si hubiera sido violación, yo estaría hecha un asco, ¿verdad?.

Esto me cabrea mucho, porque me di cuenta que no me sentía traumatizada porque pasaba tan a menudo que era parte del hecho de ser una mujer sumisa. Se me podría decir "¿Pero qué me estás contando?", ¿verdad?.

Solía ver mujeres sumisas en Alt.com y Bondage.ocm hablando sobre su conducta depredadora en la comunidad BDSM, y aún lo veo en CollarMe y Fetlife.

Recuerdo que me avisaban de no jugar con esta persona o la otra, porque tenían antecedentes de ir demasiado lejos, algo que a menudo era menospreciado como "cotilleos" y que se le quitaba importancia, para evitar esa etiqueta acusatoria de ser demasiado dramática y que se prohibiese el acceso.

O que después de un abuso, hablaba con gente y me encontraba que había muchas historias sobre ese tipo, pero sólo me lo dijeron después de haber pasado a ser parte del club.

Estar en el ambiente significó aprender diplomacia —como ser educada, incluso bondadosa, con personas a las que no les quitabas ojo. Y significaba que si algo salía mal, te culpabas a ti misma, porque obviamente el BDSM es jugar con fuego y tú no habías hecho suficiente negociación, no te habías comunicado de forma clara.

Me pregunto ahora si eso era porque en parte, si echabas a quien abusaba la culpa de haber abusado, admitías que todas las negociaciones y palabras de seguridad en el mundo no te ayudarían contra alguien deseando abusar tu confianza, y eso es una idea que da miedo.

Preferimos creer que tenemos poder en esas situaciones, que podemos controlar el resultado. He comprobado lo ingenuo que es eso.

Según meditaba sobre el número de veces que había tenido dedos en mi coño a los que no había dado mi consentimiento, o que había sido presionada a estar en una situación en la que decir "no" o no se respetaría o no era una posibilidad, o las veces que no quise un determinado tipo de juguete usado en mí que después era usado, me horroriza.

Cuando me presentaba como una mujer sumisa, se me decía que usar una palabra de seguridad era una muestra de falta de confianza, o que, si era una sumisa "de verdad" no necesitaba tener límites.

Una vez un chico me llevó a casa desde una reunión y se negó a salir de mi casa, insistió en quedarse a dormir y no se durmió hasta que le masturbé.

Estuve con un chico que quería que me dirigiese a él de una manera determinada y, después de una sesión intensa, cuando yo estaba llorando, el juego había parado y estaba revisando que todo estaba bien, él quería castigarme por no usar su manera ritual de dirigirme a él.

Hice una sesión de fotos en bondage en la que el fotóggrafo no paraba de tocarme y, al final, se acostó conmigo, cuando yo no tenía coche y no podía irme cuando quisiera. Acepté la oferta de un masaje y terminé dándome cuenta que el precio de ese masaje era permitirle que me tocase.

Hubo muchas veces en que acepté más dolor del que podía soportar porque desarrollé un miedo a decir la palabra de seguridad, ya que se tenía tan poco en cuenta. Y esto es sólo una muestra.

Cada uno de estos ejemplos ocurrió sólo una vez. No volví a ninguno de ellos. Cada chico había llegado a mí con maravillosos informes de mis amistades, personas en las que confiaba.

Cuando volví a hablar con esas amistades, y decía "¿Pero qué ha pasado?", la reacción iba del "Bueno, ya, él es así" a cabrearse conmigo por decir que habían pasado mis límites.

El hablar sobre ellos amenazó mi posición en la comunidad, así que dejé de comentarlo. Me amordacé a mí misma, deseando ser más aceptada que ser honesta.

A pesar de esto, magia del contorsionismo mental, nunca vi ninguna de esas cosas como un abuso sexual, incluso aún siendo no consensuado; me echaba la culpa a mí misma por atraer el tipo de equivocado de dominantes, por no negociar suficientemente bien.

Al hablar con otras mujeres, descubrí que muchas de ellas habían tenido casos similares de los que se reían, porque si parásemos y nos los tomásemos en serio, la comunidad a la que nos unimos no se sentiría como algo seguro nunca más, y no sabíamos otro sitio a dónde ir.

Conocí a varios hombres de los que se sabía que en privado no eran alguien seguro para tener sesiones o porque no respetaban los límites, pero que disfrutaban de un cálido recibimiento por parte de la comunidad, mientras estas cosas eran cosas que "todo el mundo sabe", nadie quería ser visto como la melodramática que les llamase."

(...) MAÑANA LA SEGUNDA PARTE.


Primera parte (de dos) del artículo original: "I never called it rape: the truth about abuse in BDSM"

¿Parece algo raro?¿Es algo que pasa fuera pero aquí no?.¿Que no sucede casi nunca?¿Que es mentira?.¿Aquí no pasa nunca?. Mentira. Con esto tengo la misma sensación que con los condones: En público TODO el mundo usa condones, todo el mundo demuestra que sieeeempre usa el sentido común. En público TODO el mundo respeta todas las normas del BDSM, no se las saltan nun-ca. Pero, ¿por qué será?, luego algunas personas me cuentan delante de un café una historia que es bastante diferente a la que se habla en público, cuando está todo el mundo mirando. O experiencias de mi Santa™. O mismamente, algunas mías.
El disimular con estas cosas hace que una y otra vez vaya cayendo gente en las mismas manos y salgan maltratadxs de la misma manera.

Etiquetas: , ,

18 comments:

At martes, febrero 21, 2012 11:28:00 a. m., Blogger firemoon said...

Pues da mucho miedo, la verdad, yo que me estoy sintiendo bastante curiosa acerca del tema últimamente...
Gracias por tu sinceridad, supongo que yo soy demasiado confiada en general, y ya veo que en este tema... cuidadito...
Un beso
PD: adoro tu blog!

 
At martes, febrero 21, 2012 1:40:00 p. m., Blogger moscacojonera said...

Gracias! un beso!

La verdad es que lo mejor para evitar problemas es hablar las cosas a las claras con la gente, destaparlas... aunque ya dice la chica del artículo que no es tan fácil. Pero sí soluciona cosas. Y aparte de eso, el usar lo de la alarma silenciosa (que alguien sepa donde estás y que quien te hace las sesion sepa q alguien está avisado) y lo de tener cuidado de no dejarse hacer cosas que no se quieren hacer. Es muy fácil pensar que hay unas expectativas sobre nosotrxs de que lleguemos a un determinado nivel, y que creamos que tenemos que llegar a ese nivel :-)

 
At martes, febrero 21, 2012 3:19:00 p. m., Blogger Dómina Libertad said...

A veces consideramos estas cosas como "cotilleos" y no nos damos cuenta de que la Comunidad debe también estar para protegernos de los "indeseables", aunque es cierto que hay que tener cuidado porque no siempre las intenciones de "quien cuenta" son buenas, pero una vez comprobado... ¡A la carga con ellxs!
El otro día mismo, eché de una fiesta a un reconocido acosador, no le hubiera dejado entrar, pero cuando llegó estaba abajo ocupándome del espectáculo, y cuando subí y le vi, le devolví su dinero y le mandé a la calle. Le había visto en algún otro sitio montar gresca, y me flipó que no le hubieran echado, pero solo con saber que a algunas conocidas mías las había acosado ya me parecía motivo suficiente para tenerle vetado... eso sí, solo es posible si LO CONTÁIS
Hay algún otro al que le tengo puesto el ojo en la mirilla, y desde luego no lo dudaré como no dudo en contar actos deleznables cuando tengo conocimiento de ellos.

 
At martes, febrero 21, 2012 5:44:00 p. m., Blogger moscacojonera said...

Bueno Libertad, creo que en público es más complicado que haya problemas. Lo que a mí me han contado es de casos en casa/mazmorra/donde sea, en que se acabaron pasando unos límites que se habían especificado. Y esos casos en una casa... uf, complicado el demostrarlo.
Creo que en esos casos lo bueno (relativamente) es cuando de hablarlo la gente entre sí, se acaban cruzando 3 o más versiones de personas a las que les ha pasado lo mismo, y entonces sabes seguro que no eran imaginaciones tuyas.

Pero mientras no llega a ese punto, o no lo hablas, te van pasando cosas que te parecen normales, y que no lo son.

 
At martes, febrero 21, 2012 7:13:00 p. m., Blogger Ama Lena said...

Sea en público o en privado, pasa, siempre hay quien pierde el norte o, sencillamente, esa es su forma de actuar.
Los depredadorXs, lXs que abusan existen en todas partes y en todo momento, decirlo, hablarlo cuando te preguntan en privado o en público y luego ver que van, como luciernagas a la luz... a mi me quitan las ganas de decir nada.
Sera que pienso que cada cual casi es capaz de cuidarse solo, salvo cuando ves como acosan o como se violan acuerdos, como se fuerzan situaciones...
Mi experiencia tanto por decirlo y quedar como "mala y cotilla" como por padecerlo, no es buena.
Un saludo

 
At martes, febrero 21, 2012 11:00:00 p. m., Blogger La cuadratura del sexo said...

Buenas noches! Hace mucho tiempo que seguimos tu blog, y es uno de los mejores que conocemos. Estamos aprendiendo mucho con él.

Decidimos escribir por que nos ha llamado mucho la atención el tema que posteas. El BDSM está llamando a nuestras puertas y poco a poco las vamos abriendo, pero nunca nos habíamos parado a pensar sobre el tema de malos tratos. Y leyendo esto nos da mucho que pensar.

Qué forma crees que es la más apropiada para iniciarse? Algun curso o taller? Autoaprendizaje? Foros?

Un saludo.
Alice y Blur

 
At martes, febrero 21, 2012 11:22:00 p. m., Blogger Àngel said...

Siempre sospeché que estas cosas ocurrian más a menudo de lo que parecian. Me lo confirmó una persona que conozco que me contó en privado una experiencia personal bastante desagradable, y que por supuesto no dice en público.

Como bien dices y también por experiencia propia, hablar de estas cosas en público cuando implica a terceros es bastante dificil. No puedes evitar facilmente el sentimiento de que es solo tu percepción de las cosas, y que en realidad lo ocurrido no es tan grave, aunque te sientas fatal al respecto.

 
At miércoles, febrero 22, 2012 12:09:00 a. m., Blogger moscacojonera said...

Bueno, mas que no ser grave, es que igual son cosas que la persona considera normales y NO LO SON. Vamos, cosas q he oído de primera mano como un dom q fuera de escena se cabrea y le mete un hostión a la sumi, dejando lesión seria. Y ella justificandolo.
Y como eso, otras cosas, con personas concretas que has oído y que esperas a que se sumen varias quejas para saber si realmente lo es o no.
O lo peor, gente a la que ya has calado

 
At miércoles, febrero 22, 2012 12:20:00 a. m., Blogger moscacojonera said...

wow, gracias Alice y Blur
¿Cómo comenzar? Pues creo que depende de dónde venís, de qué habéis hecho antes, etc...

Yo es que no soy nada imparcial. En este tema, para iniciarse, si sabeis inglés empezaba con The New Topping Book y The New Bottoming Book, para dominantes y dominadxs, respectivamente. Del segundo traduje partes, que ha recopilado un amigo. Es de las autoras de The Ethical Slut,... para mi gusto una manera poco fundamentalista, muy relajada de entender el tema.

Si vivís en una ciudad, puede ser buena idea entrar en contacto con gente, con grupos BDSM, AUNQUE el peligro es que pasa como con los libros: Como des con el grupo equivocado de entrada, a lo mejor no te gusta el tema creyendo que es todo así.

Talleres, pues no sé, los talleres los veo para técnica (todo el mundo los hace para principiantes, que hay más clientela) pero no para cómo procesarlo, cómo tomárselo, cómo cuidar una persona de la otra, hasta donde ir y hasta donde no...

Lo de foros... no sé. Todos esos nombres sin una cara,.. sin saber quién sabe de verdad y quien sólo escribe bien... No sé. Como aprender BDSM por twitter. :-) Creo que mejor en persona o leyendo...

Si estáis en Madrid, y queréis más información o contar cosas con más detalle, podéis escribir a mi email miguel.bdsm@gmail.com :-)

 
At miércoles, febrero 22, 2012 1:21:00 a. m., Blogger nim said...

Me parece muy bien que se publiquen estas cosas, que si el maltrato es malo sfuera, tambien a de serlo dentro.

Lo comparto, si no te importa.

Saludos

 
At miércoles, febrero 22, 2012 4:41:00 a. m., Blogger moscacojonera said...

Sin problema, nim, por supuesto

 
At miércoles, febrero 22, 2012 10:06:00 a. m., Blogger fleure de alma said...

YO MISMA pasé una situación tremenda que pude controlar gracias a mucha sangre fría. Lo pasé bastante mal, y lo reconozco en voz alta. Tiempo después coincidí con varias mujeres que habían conocido al mismo tipo... Y alguien curiosamente de mi rol dijo "no es para tanto, ya se sabe como es". Desde aquel dia tomé más precauciones aún. Y nunca fueron suficientes. NUNCA son suficientes... Y tener el apoyo de la Comunidad es sumamente importante

 
At miércoles, febrero 22, 2012 11:00:00 a. m., Blogger moscacojonera said...

Lo dicho: A veces se toman por normales cosas que no lo son...

 
At miércoles, febrero 22, 2012 3:24:00 p. m., Blogger Kuze said...

Todos conocemos historias de ese tipo. El problema es cuando no las cuenta "la amiga de una amiga" sino la persona que lo vivió en su propia carne, que entonces deberíamos intentar creer a esa persona y actuar en consecuencia.
Existen monstruos ahí fuera con aspecto humano y debemos saber verlos, lo cual no es nada fácil

 
At miércoles, febrero 22, 2012 5:23:00 p. m., Blogger moscacojonera said...

Sobre todo es actuar y, aunque sea ganarte enemistades, hacer que sea un espacio mejor para quien se acerque. Si en el bosque del BDSM (o el swinger o el poliamor o lo que sea) dejas que haya unas pocas fieras comiéndose a quien se despista...acabarás viviendo en un lugar donde sólo se está esperando a que caiga la nueva carne fresca.
Y yo creo que ese patrón se ha repetido muchas veces.

 
At miércoles, febrero 22, 2012 6:30:00 p. m., Blogger firemoon said...

De verdad me deja alucinada lo que decís, ni un caso ni dos... No sabéis cómo me alegro de leer todo esto para ser más consciente de, si algún me decido, dónde me meto. Como ya dije, da miedo.

 
At miércoles, febrero 22, 2012 6:44:00 p. m., Blogger moscacojonera said...

A ver, firemoon: Idiotas también hay fuera del mundo BDSM. Y no por eso dejas de buscar relaciones sexuales/pareja/lo que sea.
Lo que tendría en mente es que alguien descerebrado, kamikaze, desequilibrado, lo tipico del "malo malote" o la "cruel dómina" igual parecen divertidxs como fantasía dentro del mundo BDSM, pero después hay que ver si en la vida real sabe lo que hace. Y tener ayuda alrededor por si hace falta. Como en todo.

 
At miércoles, febrero 22, 2012 10:55:00 p. m., Blogger Dómina Libertad said...

Mosca, no si este tipo actúa en público y en privado, lo malo es que va cambiando de nombre en los foros y resulta complicado advertir de que es es este o aquel.
Yo tenía conocimiento de que se había obsesionado con varias sumisas conocidas mías, las abruma a decenas de mensajes, correos, llamadas diarias y hasta amenazas de contarlo en su círculo privado. Es todo un pirao con aspecto de señor educado.
De todos modos, estas cosas ocurren en BDSM en la misma medida que ocurren en situaciones convencionales, lo que pasa que aquí no jugamos al parchís.
Por cierto, parece que los únicxs que pueden resultar peligrosxs son lxs dominantes, pero ojito porque hay sumisxs que pueden ser también muy dañinxs porque son gente desequilibrada, y dominantes inexpertxs que no sepan darse cuenta a tiempo se pueden ver en situaciones muy delicadas.

 

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home

Who links to me? Locations of visitors to this page